El edificio 2226: un prototipo del futuro

Los arquitectos conocen desde hace tiempo su deuda con el futuro. Los edificios tienen un legado de permanencia que necesita tener en cuenta los intereses de las generaciones venideras y de sus sucesores. El arquitecto Dietmar Eberle, cofundador de la empresa baumschlager eberle architekten, denomina esto "la responsabilidad del arquitecto respecto al futuro y respecto a las personas que no pueden decidir". Esta responsabilidad viene acompañada, según Eberle, por un par de obligaciones teniendo en consideración las personas vivas: utilizar la construcción para mejorar su calidad de vida y utilizar los recursos cuidadosamente.

El innovador edificio 2226 con mobiliario modular negro USM Haller

La empresa de Eberle tuvo la oportunidad única de llevar esta filosofía a su cénit cuando diseñaron un edificio que ellos mismos ocuparían. Vieron la ocasión propicia para crear un prototipo de edificio para el futuro de acuerdo con sus ideas. Incorporando los conceptos más ambiciosos del arquitecto sobre el futuro del diseño y la construcción, además de los materiales y aparatos más avanzados, el resultado es una obra maestra experimental con un pie en el presente más puntero y el otro prácticamente en un futuro de ciencia ficción.

Sala de conferencias de última generación del edificio 2226 con mesas negras USM Haller

Al edificio se le apodó 2226 como consecuencia de su capacidad de mantener una temperatura entre los 22 y los 26 grados (la temperatura habitable ideal para interiores), pero dicho nombre también evoca un futuro próximo, uno en el que es fácil pensar que será muy parecido a la visión que transmite el edificio.

Mobiliario negro USM Haller en el edificio 2226

Diseñando el futuro

Un edificio no es el resultado de hacer castillos en el aire por parte de los arquitectos. Más bien, cada una de las decisiones se tomó teniendo en consideración dos preguntas. Primero, ¿cómo podemos crear conexiones funcionales entre los ocupantes del edificio sin tener que sustituir la naturaleza por un entorno técnico? Y segundo, ¿cómo podemos utilizar menos energía para conseguir un mayor confort?

Guiados por estas cuestiones, la impresionante forma del edificio surgió de un enfoque tomado para realizar funciones clave con precisión e ingenio. Su planta como un poderoso (prosaico, en cierto modo) cubo blanco es el resultado de la decisión de construir un edificio sin ningún tipo de calefacción, ventilación o sistemas de aire acondicionado con el objetivo de ahorrar dinero, energía y de reducir drásticamente los costes de mantenimiento habituales. En lugar de emplear los sistemas estándar, el edificio utiliza su enorme estructura para almacenar el calor generado por los ocupantes y sus ordenadores; el exoesqueleto del edificio consiste en dos paredes de ladrillos conectadas, cada una de 38 centímetros de grosor. Este enfoque pragmático e históricamente tradicional se combina con uno ultramoderno: calefacción ajustable con software recién desarrollado que controla el flujo de energía del interior mediante sensores que abren y cierran estrechas aberturas integradas en las ventanas.

Mesas USM Haller en el contemporáneo edificio 2226

El centrarse en el aire del ambiente interior revela que el diseño interno del edificio fue una parte crucial de su creación desde el día uno. En consecuencia, saber los muebles de los que iban a disponer de antemano tuvo un valor incalculable. Como clientes de USM durante décadas, ya tenían una serie de muebles USM Haller al alcance que habían estado utilizando durante quince años. Estos artículos se convirtieron en el punto de referencia para todo lo demás: los arquitectos tuvieron en cuenta sus medidas para especificar las partes adicionales que se encargaron para el proyecto. Del mismo modo, planearon minuciosamente la disposición de la oficina, ubicando el mobiliario para gestionar el movimiento de personas y la transmisión de información en consonancia con los principios clave del edificio.

Mobiliario negro USM Haller en una oficina moderna

Esta colaboración entre USM y arquitectos a la vanguardia en su campo continuará en los años venideros.


Lee más acerca de las últimas opiniones de expertos sobre el presente y el futuro del diseño en nuestra sección liderazgo intelectual. Para averiguar cómo el mobiliario USM podría transformar tu lugar de trabajo, ponte en contacto ahora mismo.